Las Cuties de hoy, las Lolita de ayer

en Actualidad/Sociedad

Netflix estrenó la película “Cuties” o “Guapis” en español, dirigida por Maïmouna Doucouré, francesa de origen senegalés, que generó gran revuelo antes de su estreno. La hipersexualización fue el motivo del escándalo. En la portada de la película se puede ver un grupo de nena de 11 años vestidas y posando sensuales para un baile llamado twerking, o perreo. Me trajo el recuerdo de la Lolita que supo construir la madre de Nicole Neuman que fue tapa de Revista Gente a los 12 años, junto a Carola del Bianco y Moira Gough, hace 30 años. Si,  tres décadas pasaron cuando Pancho Dotto  recolectaba adolescentes de 14 años por el interior del país y las recluía en Punta del Este durante todo el verano esteño.

Guapis es la historia de Amy, una niña de once años de familia africana, musulmana, que convive y resiste la opresión religiosa. A la abnegación de casarse apenas recibe su primer menarca. El quiebre en la niña es ver en la cultura occidental la libertad de empezar a jugar con su cuerpo y la rebeldía a sus propias tradiciones. Descubre por Angélica (compañera de colegio) un grupo de bailarinas llamadas “The Cuties”.  Esa transición de soltar la infancia y entrar a la pubertad le permite ir contra los valores de su madre. Lo más vital de Guapis es la relación materna. La resistencia de Amy para no ser su madre y la pulsión de “Ser” ella misma.

Madres. La sangre no es agua.

“Las mujeres vivimos una doble tragedia. Primero nos cosifican y luego nos venden la cosificación. Hace tiempo éramos adoradas por fértiles y luego por bellas” Marilen Stengel, especialista en género. 

Era la mesa del periodista Mariano Grondona , por los años 90, y la mamá de Nicole Neuman explicaba que su hija era “una inversión a largo plazo”. Había sido tapa de Revista Gente como Lolita evocando la película de 1962  de  Stanley Kubrick.  Madres e hijas relación tan conflictiva como eterna. Repetición de mandatos e historias como el intento descarnado de ser otra mujer. Así lo confirma la Licenciada Estela Kucan Psicología Clínica y Psicogenealogia “Todo trepa en el árbol genealógico de las personas. Los mandatos son los primeros”

En Guapis se desnuda una doble moral en el juego femenino de la dupla madre e hija. Amy se resiste a ser su madre y responder a la obediencia masculina  pero responde al mercado masculino hipersexualidaza, que en futuro cercano serán dietas y la ansiedad de responder a un modelo hegemónico de mujer. En Francia, oriunda de Guapis, el 37% de las niñas aseguran estar a dieta.  

A diez años de la muerte de Romina Yan, Oriana Sabatini y Amalia, la princesita.

En Argentina el 45% de las causas de bullying que sufren las niñas y adolescentes se relacionan con la belleza asegura Javier Miglino de Bullying Sin Fronteras. El 30% de los adolescentes porteños presenta algún tipo de trastorno de la alimentación según  la Asociación de Lucha Contra la Bulimia y Anorexia (ALUBA). La Argentina, después de Japón, es el segundo país del mundo con más casos de anorexia según un informe de Fundación La Casita.  Un estudio de Edelman Intelligence confirma que menos del 30% de la población del país está conforme con su cuerpo y más del 62% considera que debería adelgazar.

En quince días  dos mujeres jóvenes, y famosas fueron noticias por sus cuerpos. Una es Oriana Sabatini primero que sinceró su angustia en sus redes [“Después de 10 años de convivir con trastornos alimenticios, pasando de una anorexia hasta el trastorno por atracón, hoy me pinto subir esto… “]  Sabatini esbozó su cuerpo y su insatisfacción y  por unos días los medios dejaron de hablar del virus y la cuarentena. Luego fue el turno de Amalia, futura reina de Holanda maltratada por la  revista Caras  que en su portada tituló “La hija mayor de Máxima luce con orgullo su look plus size”. El cuerpo y la hegemonia de un ideal fue el debate. Ambas me llevaron al  recuerdo de Romina Yan , este año se cumple diez años de su muerte, tal vez buscando el ideal de cuerpo perfecto. Rodeada de todo muere luego de hacer  su rutina de entrenamiento.

 En honor a sus tragedias y dolores rondó en mi cabeza un denominador común; las Madres y los modelos que distintas especialistas confirman que somos más en actos que en palabras.  Para Marilen Stengel, escritora y ensayista,  considera que el posible salvataje sea un padre que entre a escena en el momento preciso con la mirada y la valoración a esa hija; “Una niña que aprendió que es valiosa”.  Candela Yatche, psicóloga y fundadora del programa Bellamente, de la marca Dove, promueve la autoaceptación y el amor propio, reconfirma que todo sesgo, conceptualización empieza a muy temprana edad, “En la infancia no se tiene el concepto de salud del cuerpo, del alimento, del color de piel. Son todas concepciones aprendidas y modelos de adultos que se repiten cuando puede el niño en la adultez. Las infancias solo tienen como escape el juego. Los adultos ponemos nuestras subjetividades”.

Para Lidia Heller  experta en Genero dice “La madre es un espejo” y también la estimulación del ambiente. Tiene mucho más peso en las conductas de las adolescentes  lo que “hace su madre más que lo que dice. El lugar paterno puede revertir, en algunos casos,  el referente materno.”

Guapis / Cuties es la mirada que tal vez nos podríamos hacer de las infancias, su final es un replanteo a los adultos. Así lo pensó su directora Maïmouna Doucouré.

2 Comments

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*